La silla de las sillas


¿Qué tiene esta silla para tener este título?

Diseño, originalidad, producción en serie y al ser fácil de almacenar y de limpiar los cafés y bares europeos llenaron sus locales con esta sillas.

Hablamos de la Thonet No. 14, que data 1859. Su inventor Michael Thonet, la diseña para el café Daum de Viena. La geniali­­­dad no es solo el diseño sino la forma de producirla. La silla se compone de láminas de haya a las que se les da forma en moldes curvos y luego secada se lijan y se entintan o barnizan, y se montan con tornillos y turcas. Toda una revolución para la época. La silla es desmotable en 6 piezas, lo que facilita su almacenamiento y transporte.

Otra característica es el uso de la esterilla trenzada en sus asientos, que le aporta un aspecto cálido, la hace liviana y es una solución para no tener que tapizar la silla y evitar las manchas de la tela, de ahí que sea tan popular en bares y restaurantes hasta hoy en día.

Piezas desarmadas de la silla y forma de empacarla. 

 Michael Thonet transforma el concepto del mobiliario de su época.

Se anticipa en más de cincuenta años las técnicas industriales de producción de muebles. Inspira los ensayos con madera curvada de los grandes maestros nórdicos del siglo XX. 

Thonet también fue pionero de la globalización, pues sus muebles se distribuyeron por todo el mundo, y uno de sus muchos méritos fue desarrollar una sensibilidad hacia el diseño y la decoración, y por supuesto, que sus diseños sean actuales y que hayan resistido los cambios de gusto y la moda durante más de un siglo. Sus creaciones han decorado diferente ambientes y adquiridos por todas las clases sociales.

La quinta generación de Michael Thonet sigue operando la empresa de fabricación de muebles y en el 2009 hicieron un concurso fotográfico para celebrar el 150 aniversario de la silla No. 14 y estas las piezas galardonadas.

 

 Primer lugar: Christa y Martin Schönheer, Berlín.

Segundo premio, Maxime Delvaus, Bruselas

Tercer premio. Marcel Kabisch, Frankenberg-Sachsen

La mecedora de Thonet también fue exitosa y el artista español Pablo Picasso la usó en sus cuadros y también se fotografió en una de ellas.

  

Picasso en su estudio sentado en una mecedora Thonet y uno de los cuadros en los que usa la misma mecedora.

Thonet, de origen alemán, tuvo -como todo innovador- sus tropiezos y sus aprendizajes, personas que le aportaron, le apoyaron y creyeron en él, también quienes le criticaron, pero  su gran mérito es que más de un siglo sus diseños siguen siendo actuales y vendiéndose. 

En Trésor Atelier les ofrecemos algunas de estas famosas sillas, renovadas y listas para lucirse…son muebles con historia.

Grettel Alfaro C.


Dejar un comentario