Tesoros entre las pulgas


De Estambul a Buenos Aires, de Marrakech a París, los mercados de pulgas tiene gran atractivo.  Son espacios que convocan a diario a cientos de personas que buscan algún objeto llamativo entre la gran cantidad de piezas que ahí se venden, donde el regateo es parte del encanto de la compra.

Hay muchas versiones del origen del nombre.  A fines del siglo XVIII las personas recogían durante la noche los cachivaches y ropa que las familias adineradas desechaban.  Estas piezas se vendían en un mercado, y dado que en esa época la higiene no era la mejor, llegaban a los nuevos hogares con pulgas.

Otra versión dice que un hombre se asomó desde arriba a un bazar parisino y mientras veía el movimiento de vendedores y compradores se le ocurrió decir que parecía un mercado de pulgas.

Pero más allá del origen de su nombre, estos lugares tiene un gran encanto y es una manera interesante de asomarse a la cultura del sitio donde están ubicados.

Estos mercados son pintorescos y recorrerlos resulta una experiencia única. Los colores, aromas, imágenes sirven de inspiración y buscar tesoros en ellos un gran entretenimiento.

Los imperdibles son:

1. El Chatuchak Weekend Market, en Bangkok, Tailandia.

Es el mercado más grande de ese país y el mercado de fin de semana más importante del mundo.  Tiene casi 15.000 puestos y es visitado por unas 200.000 personas por día. Solo abre los fines de semana y días festivos.  El lugar está dividido por secciones: ropa, souvenirs, artículos para la casa o mascotas y también tiene un área donde hay puestos de comida y bebidas donde se puede degustar todo tipo de fauna tropical, desde larvas hasta escorpiones.

2. El Gran Bazar de Estambúl, Turquía.

Es uno de los mercados más grandes y antiguos cubiertos en el mundo.  El mercado contiene 61 calles con más de 3.000 tiendas.  Es uno de los símbolos de Estambúl y recibe entre 250.000 y 400.000 visitantes cada día.

3. El Jemaa El Fna de Marrakech,  Marruecos.

Foto de Indra Rivera.

Durante el día esta plaza, en el corazón de la Medina, se llena con encantadores de serpientes y con monos y puestos con diferentes productos.  A medida que avanza el día, la plaza se llena de gente, de puestos de comida y de artistas callejeros.  Es muy entretenido escuchar a los cuentacuentos, ver a los magos, espectáculos improvisados o vendedores ambulantes de medicinas tradicionales.  Es en la noche cuando todo está en su apogeo.

4. Camden Lock Market en Londres, Inglaterra.


Es el mercado más popular de Londres y la cuarta atracción de la ciudad con cerca de 100.000 personas acuden a él cada fin de semana.  Este mercado es una serie de mercados minoristas colindantes con muchos puestos que normalmente venden artesanías, ropa, comida y muchas oras cosas.

5. Mercado de Rialto en Venecia, Italia.

Es un mercado que se remonta al siglo XI. Hoy en día se encuentra en la orilla del Gran Canal, a poca distancia del famoso Puente de Rialto, uno de los puentes más famosos del mundo.  El mercado, junto con el puente, son una de las atracciones turísticas más populares de Venecia.

6. St. Lawrence Market en Toronto, Canadá.

Este lugar fue elegido por la National Geographic como el mejor mercado de alimentos del mundo. El mercado se distribuye en dos edificios: St. Lawrence Market Norte que alberga los mercados de agricultores semanal y mercados de antigüedades, y St. Lawrence Market Sur que alberga restaurantes, una galería y tiendas de comida y puestos.

7. Marche au Puces de Clignatncourt en París, Francia.

Es el mas famoso mercado de pulgas de Paris.  Es en realidad una colección de 12 eventos más pequeños que fueron creciendo a través del tiempo hasta convertirse en la madre de todos los mercados de pulgas del mundo.  Tiene hasta 3000 vendedores y se vende casi todo.  El mejor día para visitarlo es el lunes ya que hay menos clientes y el comerciante tiene ganas de vender.  Un detalle importante: es imprescindible hablar francés para poder regatear y sacar un buen precio.

8. El Rastro, en Madrid, España.

Foto de Indra Rivera.

Es un mercado al aire libre extendido entre algunas de las calles más auténticas del viejo Madrid, en el barrio Lavapiés.  Funciona los domingos y festivos y ahí los vendedores de cosas usadas instalan puestos improvisados para ofrecer todo tipo de mercancías de segunda.  Los anticuarios y los restauradores de muebles se encuentran también en esta zona madrileña.

9. Hell´s Kitchen Flea Market, Nueva York, Estados Unidos.


Su ubicación es envidiable, entre los maravillosos rascacielos de esta gran ciudad. Cuenta con 170 puestos en los que se puede encontrar desde ropa vintage hasta ropa futurista, muebles, discos de vinilo, antigüedades y mucho más, pues hasta alguna personalidad se puede encontrar recorriendo el mercado.

Con el trueque y los primeros mercados el hombre aprendió a intercambiar productos y hoy en día, en que vivimos en una sociedad consumista por excelencia, encontrar objetos que fueron bien hechos a los que podemos darles una nueva utilidad es un aporte a nuestro planeta y para nuestros espacios personales hacernos de un objeto que sin duda tiene una historia que contar.

Grettel Alfaro C. 


1 comentario


  • Catalina Fábrega

    Me encantó la descripción de los mercados, de sus colores, de sus filas y de cada uno de los detalles que los hacen únicos. Gracias por compartirlo fue como dar un paseito corto por cada uno. Felicidades y éxitos con este hermoso proyecto.


Dejar un comentario